Así vivió su postoperatorio el fallecido Diego Armando Maradona

Noviembre de este año fue un calvario en cuanto al estado de salud de "El Pelusa"

187

Diego Armando Maradona a sus 60 años murió este 25 de noviembre. El postoperatorio fue un calvario hasta que su corazón dejó de latir.

Todo empezó cuando fue al estadio para dirigir a Gimnasia y Esgrima La Plata ante Patronato. Sin embargo, se retiró apenas comenzó el partido para “descansar” y el foco se puso en sus problemas de salud. Tres días después, fue internado en una clínica de Buenos Aires.

Diego Armando Maradona
Diego Armando Maradona

2 de noviembre: bajón anímico

“Fue una semana medio complicada para él emocionalmente. Mucha presión, eso generó un bajón anímico. Le afectó la alimentación. Lo vimos de una coloración diferente y con una actitud diferente, decidimos estudiarlo para ponerlo un poco mejor”,

Esto dijo su médico personal, Leopoldo Luque, a EFE minutos después de que Maradona fuera internado en el sanatorio Ipensa.

“La idea es dejarlo (internado) hasta optimizarlo. Diego, si quiere, se para y se va. No es un cuadro grave ni venimos de urgencia“.

3 de noviembre: cambio de clínica y operación

Al día siguiente fue trasladado a la Clínica Olivos para ser operado porque se le detectó un “hematoma subdural“.

“La cirugía la hicimos junto a un equipo de varios neurocirujanos de renombre. Duró una hora y veinte, se pudo evacuar el hematoma de manera exitosa. Diego reaccionó muy bien, está despierto. Está todo muy bien. Diego está controlado, tiene un drenaje que le vamos a retirar mañana, pero salió todo muy bien”.

4 de noviembre: el postoperatorio

El día posterior a la cirugía se informó que su recuperación era “excelente” y su médico se mostró “asombrado”.

5 de noviembre: confusión y abstinencia

Luque contó al mediodía que Maradona tenía “muchas ganas de irse” pero que lograron convencerlo de que pasara al menos un día más internado. Por la noche, el mismo médico dijo que el campeón del mundo en México 1986 sufría “un cuadro de abstinencia”.

“Diego está muy bien, el posToperatorio fue muy bueno. Pero también hay una realidad. Al margen de esto, todos sabemos de Diego, vimos que él cursó algunos episodios de confusión. Lo asociamos a un cuadro de abstinencia. La idea es hacer un tratamiento de abstinencia, que creemos va a durar unos cuantos días”.

6 de noviembre: Maradona insiste en irse

“Creo que esta es la primera vez o una de las pocas veces que se le dice que no a Diego. Yo creo que necesita muchos cuidados”, contó Luque en rueda de prensa.

Un equipo de psicólogos y psiquiatras trabajaron con el ánimo de Maradona.

8 de noviembre: alta inminente

Los médicos precisaron que Maradona había presentado en los últimos años algunos problemas con el consumo de alcohol y que el alta era “inminente”.

10 de noviembre: alistan una casa para su traslado 

La familia y los médicos decidieron equipar una casa de la provincia de Buenos Aires para que Maradona continúe allí su recuperación “al cuadro de abstinencia”.

“Lo más importante en este momento, más allá de la supervisión médica, es contar con la presencia de la familia de manera permanente, con los hijos, que están completamente de acuerdo con lo que estamos planteando, acompañando permanentemente a su papá y con muchas ganas de salir adelante”.

11 de noviembre: Maradona fue dado de alta

Maradona recibió el alta hospitalaria y fue trasladado a la casa especialmente acondicionada para su recuperación. El abogado y agente de Maradona Matías Morla aseguró que su amigo “pasó el momento tal vez más duro de su vida” y que “fue un milagro que se haya detectado ese derrame en su cabeza que le pudo haber quitado la vida“.

“Lo bueno es que Diego está entero, está firme, hay Maradona para rato. Lo que hace falta ahora es una unión de la familia y estar rodeado de profesionales de la salud. Y con los médicos y la familia va a estar Diego como tiene que estar. Tiene que estar feliz y le tenemos que devolver entre todos el cariño y la felicidad que nos dio”.

12 de noviembre: Drones volaban su casa

Morla denunció que había drones que sobrevolaban la casa en la que el entrenador de 60 años se instaló para recuperarse de sus problemas de salud y amenazó con iniciar acciones legales contra quienes no respetaran su “privacidad”.

Lea también  Futbolista sufre extraña lesión de la que tan solo se registran ocho casos en el mundo

“Recién me comuniqué con autoridades locales quienes están preocupados por la cantidad de drones que sobrevuelan el country donde vive Maradona. Pido PRIVACIDAD (sic) para Diego y todos los vecinos, de lo contrario iniciaremos acciones legales contra quienes insistan con esta conducta”, publicó Morla en su cuenta de Twitter.

13 al 24 de noviembre: Hermetismo absoluto

Desde que se instaló en la casa, en la localidad de Tigre, los médicos y familiares de Maradona no brindaron detalles sobre su salud ni señalaron eventuales complicaciones.

25 de noviembre: hasta siempre, Diego

Alrededor de las 13.00 local (16.00 GMT) de este miércoles la prensa local alertó que al menos cuatro ambulancias se dirigieron a la residencia de Maradona porque sufrió un paro cardíaco.

El deceso fue confirmado a la mencionada EFE minutos más tarde por su jefe de prensa, Sebastián Sanchi.