Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

El idilio entre Diego Armando Maradona y el SSC Napoli

Conectó en el acto con una ciudad de más a menos, en manos de la mafia. Ni "El Pelusa" pudo resistirse a este bajo mundo

La historia que une al fallecido Diego Armando Maradona con el SSC Nápoli vivirá por siempre en la ciudad del sur de Italia.

Era el verano del año de 1984 cuando nació una historia entre el astro argentino y el equipo italiano. Los napolitanos tenía en sus vitrinas -apenas- dos títulos de Coppa.

En 1987, hace 33 años, ganó su primera Serie A y todos lo viven todavía como una hazaña porque se ganó el ‘doblete’ (Liga y Copa), hito solo alcanzado los elencos del norte del país de la bota: Torino FC, Juventus FC e Inter de Milán, cuando la meta del equipo napolitano era no descender a segunda. Hoy en día, solo Dios -y él- saben por qué se marchó a Italia.

Con 23 años, Maradona llegaba como héroe a una ciudad llena de desesperanza y que le rememoraba a su Argentina natal: un país que buscaba alegrías a las cuales agarrarse para olvidar las penas.

El 10 de mayo del 87, el Nápoles se proclamaba campeón de Italia y Diego terminó de calar en el corazón del Sur de Italia con una frase que retumba en los suburbios de la ciudad: “Nápoles es mi casa”.

Un equipo a su medida: el SSC Nápoli

Eso sí, tal era la influencia del Pelusa que su autoridad era mayor a la del propio presidente, Corrado Ferlaino.

“Presidente, debes comprar tres o cuatro jugadores y vender a los que la gente pita cuando reciben el balón. Tu termómetro debe ser este: Cuando yo paso el balón a un jugador y es silbado, ciao. En caso contrario, tienes que venderme, porque yo, en esas condiciones, no sigo en el club”.

La vida noctuna y la caída de Diego Armando Maradona

Éxtasis en lo deportivo aparte, Maradona siguió siendo Maradona: fiestas con drogas, alcohol e infidelidades salieron a la luz de la prensa rosa transalpina. Protagonizó un sonoro escándalo cuando, su esposa Claudia estando embarazada, apareciera una mujer diciendo que esperaba un hijo suyo (Cristiana Sinagra). Un hijo que, años después, reconocería.

Tampoco le ayudó que se le viera con la mafia y con la droga. En 1991 dio positivo en cocaína tras el duelo vs Bari y le dieron 15 meses de sanción (hasta junio del 92). La Camorra, había alcanzado su cometido.

La afición napolitana le perdonó todo. Siempre le recordarán por todo lo que les dio y Nápoles es Maradona y Maradona es, también, Nápoles. Un romance tóxico que perdurará en el tiempo.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados