Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Mas

    Zoraya Sanz, actriz venezolana: “Con otro color de piel habría recibido más oportunidades”

    Zoraya Sanz, de las primeras actrices negras en incursionar en la televisión venezolana, rememora los días cuando, según su experiencia, el color de piel limitaba la notoriedad artística. En 1967, gracias a un comercial de Fama de América, se convirtió en emblema del café, aunque hoy no tolera un tinto. Para la serie #Legendarios, la hija de Barlovento y compañera de promoción de Raúl Amundaray,  reivindica el derecho negado a sus iguales Zulma Sady y Tomás Henríquez.

    La cuña en blanco y negro de Fama de América hizo de la actriz Zoraya Sanz un arraigo de los venezolanos. La grabó en 1967, cuando tenía 30 años de edad. Ya había dejado su natal Barlovento y establecido en Caracas. Aclara que la entrañable Candelaria, la negra que prepara el colao del comercial, no tuvo su origen en la publicidad sino cuando exploraba como actriz la comedia de televisión.

    Resulta que, cerca de 1963, Simón Díaz protagonizaba para Venevision el programa de humor  La quinta de Simón. En la historia, el joven compositor y comediante se convertía, de la noche a la mañana, en un millonario y al trasladarse del llano a la ciudad adquiría una quinta como símbolo de progreso.

    En el elenco estaba incluida Zoraya Sanz, quien representaba a una señora de servicio llamada Candelaria. Fue ese personaje querido en la Venezuela del pasado el que movió la astucia de los publicistas y lo incorporaron al comercial del café Fama de América.

    A partir de la simpatía que generó en el público, Zoraya Sanz perdió, de algún modo, su identidad. Todos la llamaron y la siguen llamando Candelaria. Ocurre igual en las inmediaciones de su residencia, donde los vecinos “corrigen” cuando un extraño pregunta por ella: “Ah sí, te refieres a Candelaria, vive allá, en aquel edificio”.

    Por la grabación de la publicidad, la actriz cobró 300 bolívares, una cifra nada despreciable para el momento.

    Zoraya Sanz: “Mi día ahora comienza con un vaso de agua”

    Fue tanto café el que tomó en la radio y en la televisión, que Zoraya Sanz lleva más de dos décadas sin consumirlo. “Mi día ahora comienza con un vaso de agua”.

    A veces, cuando su cuerpo necesita cafeína, entonces se permite “un colaito” y, eso sí, “bien guarapito” que prepara en su casa ubicada en el sector Claveles, entre las esquinas de Abanico a Socorro, cercano a la avenida Fuerzas Armadas.

    Me hice mucho daño en el estómago de tanto café. Nosotros los actores, los de mi grupo, llegábamos antes de las siete de la mañana a los estudios de radio para trabajar porque a las doce de mediodía comenzaban los compromisos con la televisión y muchos tenían que estar desocupados a esa hora”: Zoraya Sanz

    Para mantener el ritmo trepidante del oficio, los artistas sustituían la comida por café y más de un compañero, con ojos enrojecidos de sueño, salía a comprarlo en los alrededores para compartir con los demás. Nada más aparecer la bebida caliente comenzaba una fiesta. Zoraya Sanz se emociona con sus recuerdos.

    La actriz Adelaida Torrente, la mamá de Carmen Julia Álvarez, era de las que llevaba termos completos y uno empezaba por un cafecito y otro cafecito y otro cafecito, así que cuando venías a ver ya ni hambre tenías. Eso me pasó a mí, no me daba cuenta y se me produjo una úlcera gástrica como a muchos actores”.

    Zoraya Sanz: “¿Tú viste alguna vez a Tomás Henríquez protagonizando?”

    Zoraya Sanz saluda y se toma fotos con la gente que se ha acercado a verla en la Plaza El Venezolano donde se desarrolla la entrevista. Ahí, todos los días, al final de cada mañana, presenta un performance que narra la lucha de los esclavos por la libertad y que forma parte de lo que el sector cultural oficial llama Ruta Histórica.

    La conversación, castigada por una mañana de intenso sol, se ve interrumpida por sus compañeros de elenco que reclaman la presencia de la veterana artista para su intervención en la puesta escénica.

    La actriz se levanta y pide que nos acerquemos a ver el acto. Y así fue. De vuelta, sus compañeros sugieren, a fin de concretar una conversación menos sofocada, que nos traslademos a la casa de Simón Bolívar, donde la actriz resulta una cara familiar, una verdadera celebridad. Fue ese el mismo lugar donde Zoraya Sanz también pasó años interpretando a la negra Matea, la nodriza del padre de la patria.

    Ya dentro, en medio de curiosos esmerados en ver la cama del Libertador y conocer los detalles de la casona del niño mantuano, se le recuerda a Zoraya Sanz –enfundada en un traje de esclava manumisa– que el actor Tomás Henríquez, negro como ella, constituye una pieza infaltable del rompecabezas artístico de Venezuela, una figura que, de paso, representó a Dios en la RCTV de 1982.

    Tuvo oportunidades, sí, pero, ¿tú viste alguna vez a Tomás Henríquez protagonizando una telenovela? ¿Importó a los directivos o ejecutivos de este país lo buen actor y lo buena persona que fue Tomás Henríquez?  Porque la mejor voz de la radio, la mejor voz de la televisión, la mejor voz del cine inclusive era la de Tomás, además tenía ese porte de caballero, pero también tenía algo en su contra, era negro, negro de Barlovento, y nunca le dieron a protagonizar una telenovela. Eso pasó acá con muchos actores negros y actrices negras muy bellas”: Zoraya Sanz.

    Zoraya Sanz no altera su manera suave de hablar. La radio, en la que se inició en la década de 1950, le ha otorgado esa modulación dulce con la que recuerda su verdad amarga: “Zulma Sady, nacida en Río Chico, nunca pudo protagonizar en Venezuela, hizo su papel de mamá Dolores en El derecho de nacer y luego siguió con papeles pequeños de negra porque era eso, negra. Igual pasó con Mirtha Borges, que tuvo oportunidades limitadas”.

    En su caso, relata que en el intento por pasar a los dramáticos en Venevision fue seleccionada en 1967 como parte del elenco de Sor Alegría, una telenovela protagonizada por América Alonso. Sanz también era una religiosa.

    Cuenta que la prensa de entonces volcó su curiosidad hacia su caracterización y causó malestar, dice Zoraya Sanz, en la actriz principal, quien habría solicitado al productor y guionista Ángel del Cerro la desincorporación de la monja negra.

    Lo que ven de uno es el color y no lo que uno es como actor, diferencia Zoraya Sanz con una sonrisa sin eco de revancha. Lo manifiesta como enjuiciando a los mandamases de la televisión y no al público venezolano, que, a decir de ella, ha sido cariñoso en estos más de 60 años de trayectoria.

    Si eres negro no tienes oportunidad. Yo las he tenido, pero a medias. Yo estoy segura de que con otro color de piel habría recibido más oportunidades”: Zoraya Sanz.

    En su postura no deja entrar un rayo de luz contrario al de ella. Ni siquiera porque en la actualidad exista un movimiento de teatro en Inglaterra con acento español impulsado por Gledys Ibarra, la actriz venezolana que inició su carrera luciendo un afro verdadero en el papel de Nancy, una señora de servicio en la telenovela Cristal.

    Qué puedo decirte de Gledys Ibarra. (Hace un silencio) Es una chica muy bella, no tan negra. Fíjate que Gledys tiene hasta los ojos verdes. Sí podría sentirme representada en Gledys Ibarra (se sonríe), pero ya te digo, ella es menos negra y, bueno, Gledys Ibarra también pertenece a otro tiempo”: Zoraya Sanz.

    Lea también  "Chiquis" Rivera y Lorenzo Méndez se sacan los "trapitos al sol" en redes

    Insiste en que los venezolanos han tenido ojos diversos para aceptar los colores, pero distinto han sido las retinas de los directivos de televisión: “Una vez le pedí a un ejecutivo de RCTV que me ayudara a trabajar y sabes qué me dijo: `No puedo ayudarte por tu tipología, eres negra y no te puedo contratar´, y yo como toda mi vida he sido tímida lo que hice fue ponerme a llorar. También debo decirte que tuve muy buenas amigas que sí me ayudaron, entre ellas Mahuampi Acosta, Hilda Moreno, René de Pallás, que eran buenísimas actrices y buenísimas personas”.

    Lea también  ¡No ocultará nada! Demi Lovato revelará sus secretos más oscuros en un documental

    Zoraya Sanz: “Raúl Amundaray es un muchacho que merece todo el respeto de Venezuela”

    Lo dice con la belleza que permite una amistad forjada con los años. La actriz Zoraya Sanz se hizo amiga de Raúl Amundaray  –el galán vivo más icónico de Venezuela–  cuando ambos rozaban los 18 años y construían un nombre como artistas, primero en la radio y tiempo después en la televisión.

    Nos hicimos amigos trabajando en Radiodifusora, Radio Rumbos y otras emisoras. Para esa época, Raúl despegó, tuvo mucho éxito, protagonizaba las radionovelas y cuando llegó la televisión protagonizaba las telenovelas. Todo se lo mereció por buen actor y por buena gente. Ese es un muchacho y un galán de nacimiento que merece el respeto de Venezuela, para mí sigue siendo el muchacho (se ríe) que yo conocí en las clases con nuestro profesor Enrique Benshimol”.

    Contrario a su colega Amundaray, Sanz no corrió con el mismo estrellato. En una Venezuela ilusionada con ver el rostro de sus famosos, ahora en las cámaras, se pensaba en Zoraya Sanz como una actriz de tez blanca, distinta a la de su origen barloventeño.

    Ella, protegida del rubio Benshimol, se las ingenió para no sucumbir a la tentación de dejar su vocación en manos de intolerantes y siguió el sueño que tuvo cuando pisó Caracas a los 14 años, empezando la década de 1950.

    Los directores de radionovelas siempre me daban los papeles de sirvienta y un día les protesté y les dije que si yo era tan buena actriz como ellos decían y que tenía buena voz y un gran nivel de interpretación por qué entonces solo me daban papeles de sirvienta. Fue cuando pasé a protagonizar con Carlos Pons, un actor maravilloso considerado de los mejores de la época”.

    “Me llamo Reineria Eustaquia Renata Sanz”

    Yo nací en el caserío Las Martínez, en el pueblo de Tacarigua de Mamporal, en Barlovento, el 20 de septiembre de 1937. Soy la menor de cinco hermanos de una madre soltera, como eran muchas madres venezolanas. Mi madre se llamaba María del Carmen Justa Sanz, pero le decían Justa. Y yo también tengo más nombres que una lechosa. Me llamo Reineria Eustaquia Renata Sanz”.

    El nombre de Zoraya es su creación artística. “Yo misma me lo puse cuando vivía con una hermana muy severa y entonces yo me iba a escondidas para Radiodifusora Venezuela donde había un programa de aficionados de dramáticos”.

    Fue precisamente en ese viaje clandestino de Zoraya Sanz cuando conoció al director Enrique Benshimol. “Un actor muy bello y bueno de este país que tenía una escuela en la radio”.

    Así se hizo locutora y actriz de radio. Desde ese momento cobró sentido haber salido de Barlovento. “Yo dejé de vivir con mi mamá porque así era el sistema de antes. Nos íbamos viniendo del pueblo a la capital para formarnos y obtener la manutención de los que se quedaban en los pueblos. Aquí llegué al centro, pero yo tengo una familia extensa en los sectores La ladera y Los paraparos del barrio La Vega. En Caracas he hecho toda mi vida”.

    La artista procreó cinco hijos, tres varones y dos hembras, que le han regalado veinte nietos, la misma cantidad de bisnietos y cuatro tataranietos. “Todavía tengo amor que ofrecer”.

    Zoraya Sanz forma parte de Esmeralda

    Fue el profesor Enrique Benshimol quien la llevó, como al resto de alumnos, a los programas de televisión para participar como extra. “Así comencé. Me estrené en RCTV, en el programa Domingo a las 9:00 que a veces era dramático y a veces de comedia, recuerdo que lo dirigía Román Chalbaud. Cuando Román se hizo nuestro amigo nos aseguraba papeles a los muchachos de la escuela de Enrique”.

    Ya más establecida en Venevision, Sanz culmina su etapa en Casa de vecindad, un espacio de corte humorístico que había sustituido a La quinta de Simón, en el momento cuando Simón Díaz decidió irse a RCTV. El final de ambos programas hizo que Sanz entrara al elenco dramático, y así formó parte de Esmeralda, la telenovela protagonizada por Lupita Ferrer y José Bardina.

    Lupita Ferrer era y es una muñeca viviente y un ser humano especial. Recuerdo que cuando escogieron el elenco de Esmeralda, a mí me tocó trabajar con una actriz muy querida, Esperanza Magaz, y ambas interpretábamos a las mujeres de la cocina. Ella mayor, yo menor, pero nos llevamos muy bien en la vida artística y en la vida real. Nosotras trabajábamos en Radio Rumbos y llegamos a esa novela juntas. La pasé muy bien con Esperanza Magaz”.

    Luego vinieron participaciones en telenovelas como Leonela (1984), Topacio (1985), Rubí Rebelde (1989) y Cuando hay pasión (1999), entre otras. En 1982 formó parte de la película de cine Domingo de resurrección, tuvo una corta participación en Oriana (1985) y una participación como extra en Caín adolescente (1959).

    Todos los papeles que hacía eran de servicio de las casas o de cocinera”, dice Zoraya Sanz riéndose con todas sus ganas. “Me río porque yo nunca aprendí a cocinar, claro hago lo normal, caraota y arroz, porque es lo que comen los venezolanos”.

    Zoraya Sanz le da rienda suelta a su risa y nosotros nos hemos contagiado con solo mirarla…

    VALORA ESTE ARTICULO
    1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
    ( 1 votos, promedio: 5,00 de 5 )
    Cargando...
    - Publicidad-

    LO QUE ES TENDENCIA

    ¡Última hora! Zinedine Zidane dio positivo por COVID-19

    El director técnico del Real Madrid, el francés Zinedine Zidane, ha dado positivo en el más reciente test de COVID-19. El entrenador no podrá...

    "Bating Filipino": este es el saludo anticovid que Filipinas promueve por ley

    Filipinas promueve a través de una ley en tramitación parlamentaria un saludo anticovid llamado "Bating Filipino", que consiste en colocar la palma de la...

    Japón hace frente a rumores de cancelación e insiste que los Juegos Olímpicos de Tokio sí van

    La agencia EFE señala que el Gobierno de Japón insistió este viernes en su idea de celebrar los JJ.OO. previstos para este verano en...

    Bitcoin da un bajón del 10% por temor de una regulación más estricta de EEUU

    Diario La Voz reseña que el Bitcoin cayó un 10% este jueves a un mínimo de 10 días de 31.977 dólares, alejándose de su...

    Entra oficialmente en vigor el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares

     Deutsche Welle señala que el Tratado de Prohibición de las Armas Nucleares, negociado y aprobado en 2017 en Naciones Unidas, entró oficialmente en vigor...
    - Publicidad-

    Artículos Relacionados

    James Bond se retrasa nuevamente, esta será su nueva fecha de estreno (Video)

    "No Time to Die", la nueva película de la saga sobre James Bond, se retrasará una vez más debido a la pandemia y su...

    Luto en el cine, Nathalie Delon falleció a los 79 años (Video)

    La actriz francesa Nathalie Delon, ex del también actor Alain Delon y conocida por su rol en "Le Samouraï" con su entonces marido, ha...

    Entérate cuáles son los protocolos de bioseguridad en la apertura de las salas de cines en Venezuela

    Diario La Voz señala que luego de más de 10 meses sin funcionamiento debido a la emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19, las...

    Denuncian que el hospital Dr. Osío de Cúa no cuenta con insumos para las emergencias

    La Voz indica que la denuncia formulada por representantes de la Federación de Trabajadores de la Salud del Estado Miranda y del Frente Amplio...