Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Cambio de planes - El coronavirus y las protestas obligan a Trump a reorganizar su campaña

A menos de cinco meses para que los votantes decidieran su destino, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afrontaba una realidad política muy diferente a la que había imaginado.

Si las elecciones se celebrasen hoy, probablemente perdería.

La popularidad de Trump cayó por su gestión ante la pandemia del coronavirus y mermó aún más tras una oleada de protestas contra la injusticia racial.

Sus aliados temen que el presidente haya logrado algo que su rival de noviembre no había conseguido por ahora: despertar entusiasmo en la base demócrata, poco convencida por el ex vicepresidente Joe Biden.

Trump afrontaba una perspectiva política compleja incluso antes de la muerte de George Floyd, el hombre negro fallecido la semana pasada después de que un policía blanco de Minneapolis le presionara el cuello con la rodilla, cuando Floyd estaba esposado en el piso, durante casi nueve minutos.

Un Trump sin mítines 

Los crecientes costes humanos y económicos del COVID-19 -y la desafiante respuesta del presidente- le han costado apoyos en circunscripciones que su campaña considera cruciales para ganar en noviembre.

Lleva meses sin celebrar sus característicos mítines, y su ventaja de dinero en efectivo sobre Biden, aunque amplia, no ha crecido tan rápido como se esperaba porque la pandemia paralizó los actos de recaudación de alto nivel.

El equipo de Trump ha advertido al presidente que el renovado debate nacional sobre la injusticia racial y la apuesta del presidente por la “ley y el orden” han animado a parte de la base demócrata -votantes negros y jóvenes- cuya falta de entusiasmo por Hillary Clinton en 2016 abrió camino a la ajustada victoria de Trump.

“Tengo encuestas”, dijo Trump el jueves a Fox News Radio, restando importancia a una serie de sondeos que le situaban por detrás de Biden en estados clave. “Como la última vez, iba a perder con Hillary en todos los estados, y gané en todos los estados”.

“Muchos estadounidenses saben de Joe Biden, pero no muchos conocen a Joe Biden. Y nuestro trabajo es enseñar a los votantes sobre el auténtico Joe Biden”, dijo el director de comunicaciones de la campaña de Trump, Tim Murtaugh. “Está del lado de los alborotadores. Apenas ha hecho un comentario de pasada sobre toda la violencia que hubo. A los estadounidenses negros también les importan las comunidades seguras”, dijo.

Aumentar la impopularidad de Biden es imperativo para el equipo de Trump, que ve poco que pueda hacer por aumentar la popularidad del presidente, en números rojos desde que asumió el cargo.

En 2016, la impopularidad de Clinton era casi tan alta como la de Trump, y en gran parte, los votantes a los que no les gustaba ninguno de los dos se inclinaron por Trump. Pero esa misma clase de votante, al menos por ahora, prefiere a Biden, y el ex vicepresidente tiene el favor de más gente. AP

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados