La desesperante pregunta por la que una mujer pierde su vida después de una liposucción

El marido de una madre de tres hijos que murió después de una liposucción en Turquía dijo en una investigación judicial que su esposa estaba harta de que la gente le preguntara si estaba embarazada, según Clarin.

La trabajadora social Abimbola Ajoke Bamgbose murió en agosto después de comprar un paquete para realizar «turismo médico». La familia vivía en Inglaterra y ella viajó a Turquía para realizarse una operación estética, porque allí los costos de la medicina eran mucho más convenientes que en su país de residencia. Por ese paquete pagó 6.500 dólares.

Así, la mujer de 38 años viajó a Izmir, en Turquía desde Kent, donde vivía. Le había dicho a su esposo que se tomaría unos días de vacaciones con sus amigas, porque Moyosore Olowo estaba en contra de los procedimientos estéticos.

Fue solo después de que se sometió al tratamiento en Izmir, que la mujer le contó a su marido sobre el tratamiento y le dijo que sufría de dolores de estómago. Murió dos semanas después de haber llegado a Turquía.

«No estaba feliz de saberlo porque ya se lo había hecho. Le dije: ‘Ya lo tienes, cuando llegues a casa, lo discutiremos más en profundidad'».

Al describir la razón de su esposa para querer el tratamiento, dijo: «Cuando una mujer está infeliz y siente algo por su apariencia, la ropa que compra no le queda bien y la gente le pregunta si está embarazada debido a su barriga, a veces no hay nada que podamos hacer, somos impotentes», describió el esposo.

«No estaba preocupado. Le dije ‘Tienes tres hijos’, le dije que mi barriga era más grande que la de ella». Olowo contó que su esposa había consultado para realizar una práctica médica privada en el Reino Unido, pero que el costo había sido demasiado alto para que ella se realizara el tratamiento.

Olowo dijo que viajó a Turquía después de que su esposa dejara de llamarlo. Dijo que después de su llegada, descubrió que la habían trasladado de urgencia al hospital y la habían sometido a varias operaciones más.

«No fue hasta que llegué allí que el director médico me dijo con franqueza que mi mujer estaba grave, la clínica solo me decía que todo estaba bien».

La investigación judicial llegó a la conclusión que la mujer sufrió perforaciones en el intestino y la causa de muerte fue peritonitis con falla orgánica múltiple como complicación de la cirugía de liposucción.

En la audiencia judicial se dijo que tales perforaciones eran una complicación poco común en el Reino Unido, con alrededor de tres a cinco casos en la última década, pero que podría ser más común en el extranjero.

El asistente forense Alan Blunsdon fue concluyente: «Este es un caso trágico, más aún porque la cirugía fue una cirugía estética electiva».

Olowo demandó a la clínica médica y al médico interviniente, el doctor Hakan Aydogan por un millón y medio de dólares.