Caraqueños protestaron contra invasiones presuntamente apoyadas por Erika Farías

Protestas contra invasiones en Caracas

Vecinos del municipio Libertador de Caracas protestaron este viernes, para reclamar sus derechos a la propiedad privada. Ésta fue realizada a pocos metros del Edificio Padrón, lugar que fue presuntamente invadido por colectivos armados al inicio de la cuarentena.

El coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas, Carlos Julio Rojas, acusó directamente a la alcaldesa Erika Farías de respaldar a colectivos armados, asociados al régimen de Nicolás Maduro, a invadir al menos 15 inmuebles en la capital.

“En estos últimos tres meses se han multiplicado las violaciones a la propiedad privada”, aseguró Rojas. Además, señaló que las invasiones son ejecutadas con la excusa de la cuarentena de la COVID-19.

También te puede interesar: ¡ATENCIÓN! Llegaron 94 toneladas de ayuda humanitaria a Venezuela

Igualmente, Rojas indicó que en algunos casos “la presión vecinal obligó a que los cuerpos de seguridad del Estado ejecutaran el desalojo de los invasores”. Sin embargo, otros inmuebles aún permanecen invadidos.

Invasiones con pérdidas de un millón de dólares

Uno de los afectados de estas invasiones fue el comerciante Eduardo Martucci, de Industrias Power Line C.A. El accionista narró cómo la noche del 6 de mayo, alrededor de las 10:30pm, le notificaron que existía una situación de invasión en su local del Edif. Padrón.

Inmediatamente le notificó la irregularidad al FAES y se dirigió al comercio. En el sitio, los invasores expresaron al FAES y a los empresarios, que actuaban por órdenes de la Síndico Procuradora, Cristina Fazzainni.

“En cuanto los funcionarios policiales procedían a ingresar al inmueble, recibieron una llamada por radio indicando que se retiraran del lugar. El que estaba al mando nos dijo que teníamos que dirigirnos al Ministerio Público, cosa que efectivamente hicimos”, relató Martucci.

Asimismo, indicó que la Fiscalía 73 es la encargada de llevar el caso. Además, indicó que se dirigieron a “la Defensoría del Pueblo, a la Fiscalía General de la República, pero vemos que no hemos recibido mucho apoyo y no dan una respuesta efectiva”, aseguró. Igualmente, señaló que la pérdida de su negocio está por el valor en un millón de dólares.

Nota de prensa