Casi el 75 % de los habitantes de Caracas afirma comer menos que el año pasado

El 74,1 % de los habitantes de Caracas, capital de Venezuela, afirma que come menos alimentos que en diciembre de 2019, según una encuesta de Primero Justicia. Esta disminución  sería producto de la crisis generada por la pandemia de coronavirus, que ha provocado una paralización de la golpeada economía venezolana.

La agencia de noticias Reuters reseñó la encuesta que se realizó en medio de una grave crisis hiperinflacionaria y seis años de recesión. En este severo contexto, llegó el coronavirus a Venezuela, y sus medidas de aislamiento subsecuentes, como la cuarentena nacional, afectaron a la mayoría de las empresas de Caracas y el país.

El diputado José Guerra subrayó que era “notorio que el encierro y la caída de la actividad económica y del empleo iba a tener un efecto”. Sin embargo, afirmó que “en otras partes, países, hubo medidas de compensación”, decisiones que no tomó el régimen de Nicolás Maduro.

“No hay discusión para MÍ que la pandemia influyó, como influyó en todo el mundo. Pero en el caso de Venezuela es más agudo (...) justamente por la ausencia de medidas complementarias”, dijo.

Cabe destacar que el salario mínimo en Venezuela es inferior a un dólar mensual, una cantidad que permite adquirir muy pocos alimentos. A pesar que se vive una dolarización en el país, un sector de la población, como los pensionados y trabajadores públicos, mantienen sueldos en bolívares.

Lea también  Con agua de lluvia deben abastecerse en Monagas a pesar de la pandemia

La situación en el interior es peor que en Caracas

El diputado Leonardo Regnault explicó que  la muestra consultó telefónicamente a 950 ciudadanos del Distrito Capital entre el 12 y el 14 de octubre. En consecuencia, la encuesta solamente es aplicable para la ciudad capital, pero puede funcionar como un indicativo de la gravedad en el interior de Venezuela.

“Si eso ocurre en la capital del país, que (en el régimen) han tratado de mantener exenta de todos los problemas del país, ¿qué queda el resto del país?”, dijo Regnault.

El parlamentario recordó que las encuestas del consumo de alimento eran “una estadística que no tocaba en Venezuela". No obstante, ahora “es una realidad, es ver a la gente rebajando”, lo que indica la pérdida de peso de los ciudadanos por la falta de alimentos.