Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

¿El año de la recuperación económica o el cuento del gallo pelón?

La vicepresidenta del gobierno de la revolución chavista, Delcy Rodríguez, fue hasta la sede del Palacio Federal Legislativo para dar su memoria y cuenta 2020, ante la asamblea electa en el proceso del pasado 6 de diciembre. Durante su presentación hizo una promesa que los venezolanos nos hemos cansado de escuchar durante los últimos años, por parte de los funcionarios chavistas, este será el año de la recuperación económica.

"El año 2021, tal como lo presentó el presidente Nicolás Maduro ante ustedes será el año de la recuperación económica. Ahí está la ley antibloqueo, será el año de la recuperación económica del país y de los trabajadores, será el año de transitar por la economía digital para defender y blindar todos nuestros procesos productivos, vencer el bloqueo con la expansión de todas las potencialidades productivas que tiene Venezuela", dijo Rodríguez durante su discurso transmitido por VTV.

Es importante recordar que desde que Maduro llegó a Miraflores en 2013 se ha hecho costumbre que prometa la recuperación de la economía, que se desplomó más del 50% solo entre 2013 y 2019 (según datos del propio BCV), y el poder adquisitivo de los trabajadores que vieron disminuir dramáticamente su ingreso hasta llevar la remuneración mínima a menos de un dólar al mes; cuando la ONU estima el umbral de pobreza extrema en menos de un dólar al día. Esa cifra ofrece una gran perspectiva de la tragedia que viven los trabajadores en Venezuela.

Pero año tras año los ciudadanos nos hemos encontrado con la cruda realidad más allá de la retórica chavista de recuperación. Cada vez es más difícil sobrevivir, la mayoría de los que están en edad productiva tienen hasta dos o tres trabajos para poder cubrir sus necesidades básicas.

Por dicha razón, muchos venezolanos no toman en serio estas promesas políticas del chavismo gobernante, lo que evoca a mi memoria la historia del gallo pelón. Esa donde se saca de quicio a quien se le pregunta "¿quieres que te cuente el cuento del gallo pelón?", y cuando este contesta que sí, el otro te dice "no es que sí, es que si quieres que te cuente el cuento del gallo pelón".

Así pareciera ser la historia de la economía venezolana, al menos durante la actual gestión, siempre anunciando su recuperación, pero sin ninguna narrativa subsecuente que pueda recuperar el maltrecho aparato productivo nacional, víctima durante tantos años de expropiaciones y regulaciones que poco a poco fueron vaciando los anaqueles en el país.

A pesar de una aparente recuperación del comercio cuando los anaqueles se llenaron de productos importados, el bienestar no ha llegado a la economía, que se persigue la cola en un espiral inflacionario que parece no tener fin.

Porque más allá de los anaqueles llenos o los nuevos y lujosos bodegones, la cruda realidad es que los venezolanos estamos en un constante malabarismo económico para poder sobrevivir; pero sin expectativas de poseer, al menos a las generaciones más jóvenes, vivienda o transporte propio que les permita tener un nivel de vida adecuado a sus esfuerzos laborales.

Mientras tanto seguiremos a la espera de que esa tan ansiada historia de recuperación económica, vaya más allá del titulo e invite nuevamente a soñar a la clase productiva trabajadora que tanto ha sufrido los embates de la revolución chavista y se merece un mejor destino, por ser el músculo que mueve a este país.

 

 

 

 

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados