Entérese por qué Venezuela registra un 84 % de las existencias de petróleo en sus almacenes

Foto referencial / Cortesía

Los inventarios de crudo de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) aumentaron un 84% en las últimas tres semanas. Esta situación se da producto de las sanciones de Estados Unidos en contra del régimen de Nicolás Maduro y sus medios para conseguir capital.

La agencia de noticias Bloomberg precisó que las medidas de la Administración de Donald Trump alejan a posibles compradores. En consecuencia, el crudo se comienza a almacenar y Pdvsa corre el riesgo de tener que disminuir nuevamente la extracción de crudo.

El puerto de José en el estado Anzoátegui, principal puerta de entrada para buques que comprar petróleo, lleva una semana vacío. Esto se debe a que los compradores de crudo, incluidos Reliance Industries Ltd de India , Repsol SA de España y Eni SpA de Italia, omitieron sus compras de este mes.

Estas tres empresas internacionales adquirieron un total de 9,7 millones de barriles de petróleo, que es más de una mitad de las exportaciones de septiembre. En consecuencia, el régimen de Maduro perdió aproximadamente el 50 % de sus ingresos por ventas de crudo.

Lea también  Estudiantes repudian proselitismo político del ministro Trompiz en la UC

El petróleo almacenado en la terminal de José y las instalaciones aledañas duplicaron a 10,6 millones de barriles desde finales de septiembre. Así pues, revirtieron una caída de 3 meses y los inventarios se acercan peligrosamente a los volúmenes que llevaron a Pdvsa a cerrar varios pozos, ya que no tenía dónde almacenar más crudo.

Sanciones a Pdvsa podrían aumentar

Las sanciones de Estados Unidos paralizaron parte del comercio de Pdvsa, pero se permitió el intercambio de diésel con refinerías asiáticas y europeas. Estas decisiones se tomaron por razones humanitarias, pero el Ejecutivo norteamericano considera desde agosto tomar medidas adicionales para cortar estas transacciones.

Esta posibilidad ya ha comenzado a alejar a compradores, dado que Reliance compró 12 millones de barriles de petróleo canadiense. Esta decisión parece ser un precursor de un cambio permanente de adquirir crudo fuera de Venezuela.