Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

OVP denuncia hacinamiento y precarias condiciones en calabozos del Cicpc de El Paraíso

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) volvió a denunciar las graves condiciones de reclusión de los privados de libertad en Venezuela. En esta ocasión, comentó la precaria situación en los calabozos del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) de El Paraíso, en Distrito Capital.

La ONG señaló que muchos reclusos que no tienen a sus familiares cerca o alguien que vele por ellos, son dejados a su suerte. Esto genera que algunos de ellos terminen muertos o en un estado desnutrición severa.

En el caso de las celdas del Cicpc de El Paraíso, a los reclusos se les vulneró el derecho a la salud y sus vidas están en permanente riesgo. Familiares de los reclusos denunciaron que las autoridades no velan por el bienestar de los presos

“A mí familiar le dio una parálisis ahí adentro, desde ese entonces está en silla de ruedas. No tiene movilidad en las piernas y ha tenido problemas de hipertensión. Es algo que no entiendo en cuanto a la justicia y a los derechos humanos porque la juez le mandó a hacer los exámenes con el forense, pero luego de los resultados la juez no se pronunció. Nada más indicó que él puede estar ahí”, dijo.

Los calabozos del Cicpc cuentan con una capacidad de 20 personas, pero actualmente hay 80 reclusos. Eso indica que hay un hacinamiento crítico, en medio de la pandemia de coronavirus en la que se deben cumplir estrictas medidas distanciamiento social para prevenir el contagio.

Familiares no tienen certeza de lo que ocurre en el Cicpc

Los familiares de los reclusos del Cicpc de El Paraíso, no tienen certeza de lo que ocurre en los calabozos. En tal sentido, insisten en que no es lógico que los privados de libertad no sean tomados en cuenta y que haya retrasos procesales justificados por la pandemia de coronavirus.

“Su mamá tiene que venir cada dos días a bañarlo, llevarlo al baño hasta darle de comer porque él no puede”, aseveró la mujer y pidió ayuda antes de que sea demasiado tarde.

Esta situación genera preocupación para los familiares, quienes reconocen estar afectados por las condiciones en que viven los reclusos día a día. Además, alertan que en caso de existir una enfermedad como el coronavirus, la propagación sería inmediata, en un lugar donde la atención médica es nula.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados