Fórmula matemática: radicalización+prevención

Foto: Caraota Digital

Por Omar Villalba

5x10, 7x15, 7+7 a veces no sé si el gobierno desea protegernos o ponernos a estudiar las tablas de sumar, multiplicar,resta o division.

La fórmula ha variado mucho, pero en esencia consiste en crear un mecanismo para relajar la pandemia y que no aumenten los casos de contagiados y fallecidos.

Nadie dijo que existiese una fórmula infalible. Lo cierto es que muchos de los países del mundo han tenido que ingeniárselas para ir saliendo de esta prueba.

Algunos salieron muy pronto y lo pagaron caro, otros han ido creando mecanismos sencillos que han devuelto a la gente algo de normalidad.

Lo cierto es que los Estados y las poblaciones está ansiosas de salir de este encierro. Los primeros desean reactivar su economía, los otros están hartos de la inactividad y el encierro.

Nuestro país, que ya pasaba un mal momento económico y político antes de que se decretara la cuarentena, desea levantar esta situación para que su economía salga a flote.

Pero las condiciones no están dadas. Esto hace que se debata entre la economía y el bien común. Eso sería cierto, si Venezuela no fuese un caso atípico.

No niego que muchas personas, y tal vez un gran sector dentro de la élite que gobierna a este país, deseen levantar la cuarentena. Aun así, también hay un gran grupo que prefiere que estemos encerrados.

Con los venezolanos dentro de cuatro paredes los problemas que aquejan al país, no desaparecen, pero se sienten más.

Familia encerrada, con miedo a salir a la calle, por muy descontenta que esté, no saldrá a marchar para exigir que restituyan el agua, internet, electricidad y pare usted de contar.

La tensión se acumula en casa y encontrará su vía de escape. Aunque tratando de sobrellevar el día a día, esa tensión puede encontrar, como si de una rio se tratara, su cauce.

¿Qué los problemas no son una variable clave? ¿Están seguros de lo que han dicho? Veamos un ejemplo. Esta semana que termina iba a ser una semana de cuarentena radical y muy estricta.

Nadie en la calle, toda frontera interna cerrada, no habrá transporte público, mucho menos sistema Metro o Ferrocarril.

Los que se muevan en la superficie tendrán que hacerlo por algunos medios que el gobierno facilitaría —esto, en gran medida se debió a que el gobierno está consciente que siempre, por alguna causa o eventualidad las personas saldrán a la calle—.

Todo bien hasta aquí. Pero resulta que no fue así.

A los pocos días al transporte público se le hicieron algunas concesiones.

El metro, en mayor o menor medida se reactivó. Y eso, ¿a qué se debió? Sencillo. Al caos que se desató en Caracas durante la aplicación estricta de esta y de otras cuarentenas estrictas.

Verán: con el metro cerrado a cal y canto, muchas personas optaron por el transporte superficial. El primer problema de esta variable fue que no había suficientes unidades. Muchos conductores no desean trabajar con pocas personas o no tienen gasolina, por lo tanto no desean hacer un gasto de recursos por tan poca ganancia.

Luego, aquellos que decidieron salir a trabajar aumentaron el precio a su arbitrio, lo que molestó a la gente. Pero no conforme con ello, muchos trabajaron con horarios ajustados, no cubrieron todas las rutas y no se encontraban en todas las paradas.

El gobierno trató de controlar la situación, pero, como siempre, lo hicieron de mala manera.

Primero centralizaron todo en Zona Rental y luego condicionaron la extensión de las filas y la cantidad de personas que podían ir en una unidad.

Esto hizo que las colas fuesen kilométricas —al fin y al cabo hay que respetar una distancia prudencial— y la gente ocupase toda Zona Rental.

Al final de la jornada del gobierno debió de sacarse de la manga unas cuantas unidades Yutong, pero estas fueron insuficientes.

Muchas rutas no se cubrieron, y para el final de la primera jornada, mucha gente se quedó atascada en Caracas.

¿Se imaginan lo aterrador que debió de ser eso? Quedarse en Caracas, si tener un sitio seguro donde quedarte, tal vez con el pasaje ajustado y a merced de quien sabe quién o qué.

Pues, según reseñaron algunos medios, eso les pasó a muchas personas el día lunes.

Por todo lo expuesto, el Gobierno no tuvo más opción que reactivar el metro, pero con cierto cuidado. Y tratar de manejar de mejor manera la situación del transporte público.

Aun así, controlar el caos desatado no fue tan sencillo. El caos sigue adelante, salvo que ya hay personas que no desean salir de sus casas para no pasar por ese mal rato.

¿Qué podemos sacar de este dilema?

Pues que las formulas aplicadas por el gobierno no son efectivas. Como siempre quienes dirigen este país están improvisando, trabajando con el ensayo y el error.

Mientras ellos tratan de dar con el resultado idóneo hay gente muriendo y la economía se hunde mucho más. Estoy consciente de que no hay salida mágica.

También es claro para todos que aún no hemos llegado al momento más oscuro de esta pandemia.

Los infectados y fallecidos están aumentando en gran medida de acuerdo a cifras oficiales Nuestro personal de salud están trabajando con lo que tienen a mano.

Mucho han hecho, y mucho será lo que se les exigirá cuando esto se vuelva más oscuro.

La gran conclusión de esto es que aún no hay un mecanismo idóneo que nos devolverá a la normalidad.

El gobierno pareciera estar experimentando, pero no se les puede culpar, nadie sabe cómo salir de este problema. Nadie estaba preparado. A nosotros solo nos queda guardar la cuarentena y esperar.

Mientras, tener presentes siempre las siguientes recomendaciones:

1) Mantener la cuarentena. Estoy consciente que para la mayoría de la población de este país, caribeño, de sangre caliente y altamente extrovertido, quedarse en casa representa una tarea titánica. Pero, resulta ser que estar alejado de las calles y las otras personas es la mejor forma de evitar infectarse.

2) Mantener la distancia personal de aproximadamente 2 metros, especialmente si la persona presenta algún síntoma o está enferma.

3) Lavarse las manos con abundante agua y jabón. Resulta ser que el coronavirus está recubierto por una capa de grasa. Y, como muchos no sabrán, la mayoría de los jabones funcionan al disolver capaz de grasas, donde el sucio se adhiere. Entonces, cuando alguien tiene la mano contaminada, se la lava muy bien con agua y jabón, el virus pierde esa capa de protección. Además, lavarse las manos no solo evitara que nos contagiemos con el virus, sino que es una medida de higiene esencial.

4) Usar gel antibacterial que posea un alto porcentaje de alcohol. Esto se debe a que el virus es vulnerable al alcohol. Si a su vez le sumamos el hecho de que le hemos despojado de su escudo de grasa, pues entonces el destino del virus está sellado.

5) Cubrirse el rostro a la hora de toser o estornudar.

6) El uso del tapabocas, que se ha impuesto de forma obligatoria en Venezuela, evitará que la persona infectada contamine a otros. Y al sano ser contaminado. Pero, a pesar de que hay muchas protecciones de barrera rondando por allí, vale la pena destacar que el tapaboca idóneo es el  nº 95.

7) Usar guantes en caso de salir a la calle, especialmente si tiene que entrar en contacto con superficies que todo el mundo toca. Como ocurre en el transporte público.

8) Usar protección ocular. Así pues, usar lentes no está de más.

9) Mantener los alimentos en sitios protegidos y lavarse las manos antes y después de entrar en contacto con ellos.

10) Si usted está en una zona donde se han dado casos, lo mejor es que no salga de ella. Y, si está en una zona libre, no haga el intento de ir a alguna zona contaminada. Use su criterio, la supervivencia está por encima de todo.

11) Si presenta o sospecha de algún síntoma, no se automedique. Vaya al hospital y hágase revisar. Vale la pena destacar que hasta ahora no hay un tratamiento idóneo contra el virus. Las autoridades lo están tratando como una gripe cualquiera, salvo en los casos graves, por lo tanto se recomienda el uso del acetaminofén, en vez del  ibuprofeno.

12) Haga oídos sordos a cualquier audio o recomendación extraña que le hagan llegar por las redes de mensajería instantánea (Whatsapp, Telegram, Signal, Line, WeeChat etc) o las redes sociales. Deje los inventos, con la vida no se juega.

@ObservatorioVec
@OmarVillalbaG

De los medios de pago

Ricky Martin comparte momento romántico celebrando el Día del Orgullo Gay

Ricky Martin comparte momento romántico celebrando el Día del Orgullo Gay